Bolsa para Bridge

El bolso que nunca vio la luz.

Como ya os conté en un post anterior hay fallos donde uno aprende. A tortas.
De una de las muchas empresas a las que llamo para darme a conocer y ofrecer mis servicios están las agencias de comunicación. Productos con patterns, qué mas se puede pedir. Una me contestó: me querían.
Yo no lo dudé, me armé con mi portafolio segura de poder ampliar mi campo de acción.
Después de ver que no todo iba a ser tan fácil y de yo ponerme nerviosa por que veía que nada iba a salir de ese encuentro, en el último minuto, me preguntaron si yo sabía hacer bolsos. Si yo sabía…. entonces podría hacer bolsos con mis patterns para una marca muy importante.
TADAAAAAAA
Así que dije  sí.
No debería de ser tan dificil:.casi todas mis amigas los hacen. Las experiencia debe de ser un requerimiento mínimo. (Pensé….) De los proveedores, telas, estampadoras, costureras y bolsos muestra….ya me ocuparía en otro momento….Dije que si.
Y el bolso no salió.
Me lancé a correr por mi ciudad buscando proveedores, telas y estampadoras. Horas de trabajo con las que no había contado. preguntas a las que no tenía ni idea de cómo responder. Al final logré sacar un bolso, mas bien feo. Con costuras medio rotas e hilos medio flotando,  telas poco apropiadas….
Y nadie lo quería.
Y llegué a la agencia con mi bolso y me miraron de soslayo.
Y el bolso no salió.

Perdí dinero , horas y un cliente potencial.
Never again, posiblemente pensaron.

Y aprendí a no ofrecerme a hace cosas que no sé hacer. Que si quiero aprender, que quiero, lo haga con mi tiempo y mis proyectos. Cuando aprenda algo bien lo presente al mundo exterior (para que lo machaquen y yo así lo corrija). Pero a los grandes, hay que presentarles lo mejor que tengas…..

Que no deje mi credibilidad por los suelos.

Credibilidad, otra palabra de la que quiero hablar.