Desde que empecé en el mundo del arte la cuestión de cobrar por trabajos fue siempre una discusión: conmigo misma con los demás. No voy a escribir sobre si hay que cobrar o no. Es simple: SI.

Así  que cuando alguien me pide un diseño…

Para dejar todo claro es necesario anticiparse a los hechos. Tener escrito lo que requieres a la hora de hacer un encargo. Cuales son tus condiciones y necesidades básicas para poder empezar. Es fácil, si lo tienes escrito antes de entrar por la puerta, el cliente no te convencerá de hacer algo que no quieres. Si no tienes nada pre-establecido es mas que fácil que termines haciendo trabajos que no quieres.

A la hora de aceptar encargos lo primero que hago es mandar un e-mail con los precios. Es lo más básico, en lo que no hay discusión. Si aceptan, seguimos.

Lo siguiente mando una plantilla con todo lo que necesito y con algunos trabajos que NO hago.

No acepto diseños o imágenes hechas por otras personas como inspiración. No hago o repito el estilo de los demás, posiblemente muchas veces no me saldría. solo sé ser fiel a mi propio estilo. recuerdo una vez que una editorial me pidió una serie de animales en acuarela, cuando presenté mis bocetos me entregaron unos dibujos hechos por uno de los mejores acuarelistas de animales y me pidieron “que se pareciera lo mas posible a esos dibujos”. Joven e inexperta lo intenté (tenía uqe haber dicho que no) no salió. Ni ellos quedaron contentos ni yo. Hago trabajos con mi estilo y doy por hecho que el cliente lo conoce y que por eso me ha llamado.

Mis condiciones están escritas muy sencillamente, son claras y de frases cortas. Ninguna palabra enrevesada.

1. Necesito saber sobre el concepto donde nos movemos: Moodboards, marcas de inspiración, palabras que definen lo que quieren conseguir.

2.La paleta de colores. Si no saben cómo hacerlas, es mejor mandar unas muestras.

3. Tiempos: esto hay que dejarlo muy muy claro. Si no el cliente pensará que todo su tiempo es tu tiempo: el lunes decide algo, una semana después algo distinto….etc. Pon tus tiempos y cumplelos. Si después de un tiempo establecido no se ha terminado el proyecto se cobra y se da por terminado.

4. Fases. primero hago los bocetos, soy generosa con esto por que yo misma hago muchos, una vez que empiezo con algo me es normal que salgan muchas ideas diferentes pero parecidas. una vez los entrego el cliente escoge. Y a partir de ahora hay dos fases mas dentro del proyecto. Dos revisiones mas donde se puede corregir. Si el cliente quiere mas revisiones le cobro por hora. Todo esto bien escrito en nuestras condiciones.

5. Dinero. A mi me gusta cobrar el 50 % antes de empezar y el resto antes de entregar el proyecto final. Conozco diseñadores que cobran todo justo antes de la entrega final.

6. Compensación por proyecto no terminado. esto es: estoy a mitad del proyecto y el cliente quiere zanjarlo, no terminar. Cobro por el trabajo ya hecho.

Mis exigencias son muy básicas y claras pero ayudan bastante. Cuando un cliente recibe las condiciones deja de ensoñar y empieza a definir con claridad lo que quiere. Se da cuenta que el tiempo pasa y las fases también.

Unas buenas reglas te ayudan a ti y ayudan a los clientes a saber lo que quieren.

Definir siempre es bueno.

1 blog