Hola. Ahora, desde hoy, empiezo mi camino con los cursos online. Me gusta dar clases y me gusta ayudar en aquello donde nos perdemos. Cada vez que pienso en clases me recuerdo con ataques de vértigo recibiendo mis lecciones y pensando en todas las dudas que tenía. Muchos profes me ayudaban otros cruzaron mi camino y otros vinieron a fichar. ¿Qué os voy a contar?. Nada nuevo.

Me gustaría resolver esas dudas que generan tanto stress. Yo me volví loca durante mucho tiempo por que no sabía qué es el tripping.  Tripping arriba tripping abajo me dio la impresión que nunca llegaría a encontrar un trabajo sino lograba saber todo sobre el tripping, (no te preocupes, no es nada del otro mundo esto del tripping). Peor fue cuando una profesora me dijo que sin saber hacer sus fichas, SUS fichas,jamás iba a ser una buena profesional y menos aún trabajar. No he vuelto a hacer una de esas fichas desde que me fui de su clase. Y he trabajado, ¡¡¡vaya que si he trabajado!!!. Para saber todo esto no hace falta tener una super profe que lo sepa todo todísimo. Sino a alguien que esté cerca. Y esta es mi intención.

Empecemos por el Bundle. Y mi pequeño curso de iniciación al pattern que se va a vender en esta página. Encontraréis una oferta de un pack de muchos cursos a precio de uno. En una semana saldrán y os contaré un montón mas.  

Estoy de vacaciones. Diez días mas siete de Semana Santa. Hoy ha sido el primero. He desayunado al sol y regado las plantas. Voy a por el segundo café. Mi felicidad es total. Sé que trabajar despacio y cuidando los detalles es lo mío. Volveré a esta rutina. Estoy aprendiendo a hacer fotos de cosas. ¿se podría llamar a esta época costumbrismo selfie? Pensando en mis hijos me da por preguntarme si es una época mega interactual, donde por fin, todo el mundo tiene acceso a las mismas redes a los mismos contenidos o si serán tiempos de mega egocentrismos….yo sigo sacando fotos… de lo mío, pero con la intención de enseñarlo.

Dice mi amiga Laura, de Ninola desings, que enseñe los procesos de creación. Y es verdad. Es casi la parte que MÁS nos gusta a los que nos dedicamos a esto de la creatividad. Siempre queremos saber el cómo, qué hay detrás de todos los trabajos que vemos. Recuerdo que de pequeña cuando iba a los museos y veía una obra que me fascinara mucho, tanto tanto,  tenía que sentarme delante con mi cuaderno de dibujo más mis lápices de colores y copiarlo. Tal cual. Si no, me daba ansiedad. Una vez me fui a ver una expo de los artistas del siglo XIX Austriacos, del movimiento secesionista de Viena. (Klimt and company). Total ahí estaba yo copiando las increíbles estanterías art nouveau. Todas. No podía parar, hasta que no las copiara no cesaba el latido de mi corazón de dar grandes botes. Necesitaba arrancar el secreto del algún lado. Y no, copiando no se llega al secreto. pero se aprende. Luego fui copista durante un verano en el Museo del Prado. (Pero esa ya es otra historia).

Procesos. Me encantan, y la mayor parte de las veces me gustan mas que los finales. ¿Lo que mas me cuesta? Los comienzos. Pasar el puente de “voy a” para mi, es el más difícil. Una vez conseguido el camino es  fácil hasta llegar a ese punto que todo fluye y ZAS! llegas al fin.

En esta foto vemos el dibujo que hice y luego montado en all over. Para mi si es un extra poder dibujar las partes del allover juntas.Como un solo dibujo, qunque luego lo vaya a variar. Así veo cómo van a quedar los colores. Casi siempre un color me llama a otro. Lo mismo me pasa con las formas: Unas llaman a otra. Cuando hago algunas grandes sé que va a necesitar algunas medianas para calmar, y a su vez sé que voy a necesitar algunas pequeñas para rellenar. Y todo esto lo veo más fácilmente cuando hago el dibujo junto, de una sola vez, un solo folio. Las partes juntas.

Ahora no puedo (David mi hijo me llama), pero mañana subiré mas ejemplos de mi proceso.

Ha pasado un año desde que no escribo por aquí. Os podría contar cómo fue PV y cómo fue ir con el coche a mil empresas para vender mis patterns. Mil o cinco. Y todo, todo, al final va bien. Si tenemos en cuenta que el fin de cada día es aprender. No quiero morirme y pensar !vaya, eso no lo sabía!.

Trabajo en el Corte Inglés. Como muchas otras empresas relacionadas con el textil abrieron su propio equipo de estampación y gráfico el pasado verano.. El tener que dibujar todos los días te obliga a sacar muchas herramientas que ya ni pensabas que tenías (ahora con lápiz, ahora con rotu), y solucionas y buscas soluciones (pequeños motivos que te solucionen un estampado, un color que siempre te salva) y así poco a poco creas un estilo. Y esto es bueno (si no te repites a ti misma, que es muy malo). Y para que esto último no ocurra pueden pasarte dos cosas: o que te obligues a ti misma a hacerte moodboards con s colores variados y distintos y formas o que tengas una jefa-diseñadora-que sabedeloquehabla  que te pida diseños a SU estilo pero con tu estilo. Y a mi me han ocurrido las dos cosas. Por un lado tengo que hacer muchos moodboards para cada diseño y obligarme a resolver no con mis propias herramientas sino con el moodboard, y (segundo) tener una mega jefa que sabe muy mucho.

Mi sueño al entrar en una gran empresa era repetir la experiencia vivida en Adidas (workshop) de ocho meses. En este nos juntaron a unos cuantos del gremio del diseño , en todas sus variantes, y a través de palabras sacaban de nosotros nuestras definiciones de sexy, sensual, atrevido, urbano, callejero etc. Nunca nos dieron imágenes de las que partir. Nunca solucionaron nuestros diseños a través de sus imágenes. Solo añadían conceptos que nosotros teníamos que incluir a través de nuestros diseños. Fue la mejor experiencia de mi vida artística. Ahora, en el día de hoy, no concibo trabajar de ninguna otra forma. Para mí sería como utilizar un teléfono de pared para comunicarme, un poco ridículo. No siempre los diseñadores trabajan igual. No siempre ellos o ellas entienden tu forma de trabajo. Pero, como la experiencia me enseña, si al final el resultado que les presentas es bueno, poco a poco cederán a tu forma de trabajar e incluso te acompañarán. Es verdad que siempre es más fácil hacer lo primero que salga. Pero este tipo de trabajos yo los llamo huellas invisibles. Tu pincel ha pasado por ahí pero ya  no está.

He aprendido a concentrarme en cada trabajo, intentar coger el hilo que va dentro de cada uno y así intentar que salga algo de magia de cada uno.

Os dejo este diseño que ya está fuera en el mercado, como vestido y como blusa. Yo me lo compraré como vestido. Y creo que es el resultado de mis pensamientos anteriores: una buena jefa de diseño, unas buenas palabras comunicadas, y alguien con ganas de hacerlo lo mejor posible.

Nada como hacer una buena reflexión sobre todo lo ocurrido para aprender y mejorar. Premier Vision here we go!!! Lo mejor de ir a estas Ferias tan internacionales es conocer a los clientes, de cerca, ponerles cara. Por un lado el mundo asiático ha llegado para quedarse. A una rapidez increible están aprendiendo todo del cómo, y poco a poco están haciéndose con un Qué, qué quieren, qué estilos etc. Me sorprendieron con sus deseos y sus gustos. Por otro los franceses, con un diseño tan franco-japonés, lineas claras colores planos, grafismo puro y duro a la vieja linea de las estampas, pero con el horror vacui europeo…..Me encanta. Conocer a grande diseñadores que tanto admiras a  distancia es una de las grandes ventajas de ir a ferias. Minakani, el maestro. Alicia Villodres, la primera primerísima. Admiración por esta emprendedora. Ivanna Monguzzi, estudio de acuarelas hechas a mano con un gusto que roza la perfección.(No busquéis imágenes suyas, no hay). Les Dessinés, diseño francés, exquisito.

Los grandes estudios ingleses: Amanda Kelly. Camilla Frances.

y mas y mas…

Sólo mirar para ver quién es tu competencia y claro, te entran gusanillos o truenos…pero allí están todo juntitos mirándote ver pasar, cotilleando echando el ojo sin que nadie te vea.

Y aprendes, a hacer contratos de encargos, a hacer contratos fuera de Europa y de impuestos y de dinero por transferencias desde lejos; y de cómo colgar para que quede bonito y de que ese color que has llevado para el cartel lo has tenido que quitar en mitad de la Feria  que brillaba con tanto foco y solo se veía un resplandor en vez de mil flores. Y sigues aprendiendo.

Y vendes, o no, pero sales de allí con una gran satisfacción de ver tu mundo y de haberlo palpado.

 

Este año he tenido la suerte de formar parte del proyecto Winter´s project de Maow design. Diseñamos una colección de postales con la finalidad de recaudar dinero para ayudar. Postales que expresen generosidad e ilusión. Por mi parte mucho calor y alegría, algo bonito que colgar en tu habitación o mandar, si mandar!!! vía correos a alguien.

Ser grupo con diseñadoras a las que admiro tanto es un placer y más si es con una finalidad solidaria: ayudar a ONG y este año a Cáritas. La caja de postales son 10 euros y cada postal con su sobre 3,5 euros. Si queréis venderlas vosotras solo tenéis que escribir a Lidia winterproject@maowdesign.com.

Aqui os muestro unas cuantas de Moniquilla, Loreillustración, Amayadeeme y muchas más que irán saliendo.

Desde que empecé en el mundo del arte la cuestión de cobrar por trabajos fue siempre una discusión: conmigo misma con los demás. No voy a escribir sobre si hay que cobrar o no. Es simple: SI.

Así  que cuando alguien me pide un diseño…

Para dejar todo claro es necesario anticiparse a los hechos. Tener escrito lo que requieres a la hora de hacer un encargo. Cuales son tus condiciones y necesidades básicas para poder empezar. Es fácil, si lo tienes escrito antes de entrar por la puerta, el cliente no te convencerá de hacer algo que no quieres. Si no tienes nada pre-establecido es mas que fácil que termines haciendo trabajos que no quieres.

A la hora de aceptar encargos lo primero que hago es mandar un e-mail con los precios. Es lo más básico, en lo que no hay discusión. Si aceptan, seguimos.

Lo siguiente mando una plantilla con todo lo que necesito y con algunos trabajos que NO hago.

No acepto diseños o imágenes hechas por otras personas como inspiración. No hago o repito el estilo de los demás, posiblemente muchas veces no me saldría. solo sé ser fiel a mi propio estilo. recuerdo una vez que una editorial me pidió una serie de animales en acuarela, cuando presenté mis bocetos me entregaron unos dibujos hechos por uno de los mejores acuarelistas de animales y me pidieron “que se pareciera lo mas posible a esos dibujos”. Joven e inexperta lo intenté (tenía uqe haber dicho que no) no salió. Ni ellos quedaron contentos ni yo. Hago trabajos con mi estilo y doy por hecho que el cliente lo conoce y que por eso me ha llamado.

Mis condiciones están escritas muy sencillamente, son claras y de frases cortas. Ninguna palabra enrevesada.

1. Necesito saber sobre el concepto donde nos movemos: Moodboards, marcas de inspiración, palabras que definen lo que quieren conseguir.

2.La paleta de colores. Si no saben cómo hacerlas, es mejor mandar unas muestras.

3. Tiempos: esto hay que dejarlo muy muy claro. Si no el cliente pensará que todo su tiempo es tu tiempo: el lunes decide algo, una semana después algo distinto….etc. Pon tus tiempos y cumplelos. Si después de un tiempo establecido no se ha terminado el proyecto se cobra y se da por terminado.

4. Fases. primero hago los bocetos, soy generosa con esto por que yo misma hago muchos, una vez que empiezo con algo me es normal que salgan muchas ideas diferentes pero parecidas. una vez los entrego el cliente escoge. Y a partir de ahora hay dos fases mas dentro del proyecto. Dos revisiones mas donde se puede corregir. Si el cliente quiere mas revisiones le cobro por hora. Todo esto bien escrito en nuestras condiciones.

5. Dinero. A mi me gusta cobrar el 50 % antes de empezar y el resto antes de entregar el proyecto final. Conozco diseñadores que cobran todo justo antes de la entrega final.

6. Compensación por proyecto no terminado. esto es: estoy a mitad del proyecto y el cliente quiere zanjarlo, no terminar. Cobro por el trabajo ya hecho.

Mis exigencias son muy básicas y claras pero ayudan bastante. Cuando un cliente recibe las condiciones deja de ensoñar y empieza a definir con claridad lo que quiere. Se da cuenta que el tiempo pasa y las fases también.

Unas buenas reglas te ayudan a ti y ayudan a los clientes a saber lo que quieren.

Definir siempre es bueno.

Done by Eilana Castillo and Suz Sanchez

Lola SR and Nuria Navarro

Moniquilla

Lola San Román and Eva Mañas

Yes we are going to PV for our second time…….. For good. The biggest textiles show ever, and I will be there. Representing my designers and myself. With a new bright stand. Some winter colors and a whole new lot of  prints.

It does cost money and energy. But 90 % of the times movements generate new movements. And this is the key factor to go to PV. Once the clients start meeting you, putting your name a face, seeing you as a professional, then, the big wheel starts to move.

Of course, it is a ground battle to get the costumers visit your stand. And if you do this in advance, half of your future succes will be set on the table already.

And then you just go.

Expose your work, let the others talk about it out loud. So you can learn. Fix here and there. Improve. Evolve.

Learn from the market.

Love it.

El bolso que nunca vio la luz.

Como ya os conté en un post anterior hay fallos donde uno aprende. A tortas. De una de las muchas empresas a las que llamo para darme a conocer y ofrecer mis servicios están las agencias de comunicación. Productos con patterns, qué mas se puede pedir. Una me contestó: me querían. Yo no lo dudé, me armé con mi portafolio segura de poder ampliar mi campo de acción. Después de ver que no todo iba a ser tan fácil y de yo ponerme nerviosa por que veía que nada iba a salir de ese encuentro, en el último minuto, me preguntaron si yo sabía hacer bolsos. Si yo sabía…. entonces podría hacer bolsos con mis patterns para una marca muy importante. TADAAAAAAA Así que dije  sí. No debería de ser tan dificil:.casi todas mis amigas los hacen. Las experiencia debe de ser un requerimiento mínimo. (Pensé….) De los proveedores, telas, estampadoras, costureras y bolsos muestra….ya me ocuparía en otro momento….Dije que si. Y el bolso no salió. Me lancé a correr por mi ciudad buscando proveedores, telas y estampadoras. Horas de trabajo con las que no había contado. preguntas a las que no tenía ni idea de cómo responder. Al final logré sacar un bolso, mas bien feo. Con costuras medio rotas e hilos medio flotando,  telas poco apropiadas…. Y nadie lo quería. Y llegué a la agencia con mi bolso y me miraron de soslayo. Y el bolso no salió.

Perdí dinero , horas y un cliente potencial. Never again, posiblemente pensaron.

Y aprendí a no ofrecerme a hace cosas que no sé hacer. Que si quiero aprender, que quiero, lo haga con mi tiempo y mis proyectos. Cuando aprenda algo bien lo presente al mundo exterior (para que lo machaquen y yo así lo corrija). Pero a los grandes, hay que presentarles lo mejor que tengas…..

Que no deje mi credibilidad por los suelos.

Credibilidad, otra palabra de la que quiero hablar.